El cabello es una prolongación de cuero cabelludo formado por hebras de queratina que se unen unas con otras desde la dermis capilar, el cabello es la parte de ser humano mas sensible y vulnerable a infecciones que provocan daños como perdida de cabello, caspa, cabello graso, perdida de brillo, quiebre y puntas secas.

Las infecciones que generan estos problemas capilares son causadas por factores climáticos, sustancias químicas y exceso de calor.

cabello dañado

Los factores climáticos: Los constantes cambios en la atmósfera como el exceso de calor o humedad afectan el cabello especialmente cuando se utiliza algún tipo de protección capilar estático, es decir un protector que actué solo en calor o humedad.

 Sustancias químicas: Los productos capilares comerciales contienen hidrolizado o proteína de seda, es un compuesto químico que se pega en la queratina capilar, evitando la perdida de suavidad, brillo y color del mismo, el hidrolizado es un producto neurotóxico que al ser utilizado frecuentemente afecta los tejidos capilares provocando los daños antes nombrados.

Exceso de calor: La capa dérmica externa del cabello, esta capacitada para soportar 180 grados de calor, los elementos eléctricos capilares como secador y plancha generan mucho mas calor de lo que el cabello puede soportar, este exceso de temperatura debilita la capa dérmica del cabello permitiendo que los rayos del sol, humedad y sustancias químicas penetren en él y provoquen alguno de los daños o infecciones antes nombrados.

Para controlar y evitar cualquier tipo de daño capilar en la naturaleza podemos encontrar una gran variedad de productos que desintoxican las células capilares, por ejemplo.

Mascarilla de aguacate.

El aguacate: es un tipo único de fruta con un alto contenido de carbohidratos y grasas saludables, que nutre, humecta, proporciona brillo, color y estimula el crecimiento del cabello.

Ingredientes.

  • Un aguacate maduro
  • Una taza de leche
  • Una cucharada de aceite de oliva.

Preparación.

  • Retirar la pulpa del aguacate y convertirla en puré
  • En un recipiente amplio agregar la taza de leche, el puré, de aguacate, el aceite de oliva y mezclar asta obtener una especie de pasta.

Aplicación

  • Aplicar la mascarilla sobre el cabello y cubrirlo con un gorro de ducha por 10 minutos
  • Retirar la mascarilla con agua caliente realizando masajes para eliminar los residuos de mascarilla.

Recomendación

Realizar el tratamiento 2 veces por semana para acelerar su efecto.